El enfermo es una persona

Tener en cuenta no sólo las dificultades de los pacientes, sino también sus capacidades, sin olvidar nunca que la enfermedad es solamente un aspecto de su vida, merece la pena tener en cuenta el resto. Al enfermo no hay que tratarlo como un enfermo, sino como una persona.

Mª Dolores Sobrino Calvo, Responsable Área Social