Que la profesión sea nuestro trabajo por lo que hacemos y no lo que hacemos por ser nuestro trabajo.

Ser personal sanitario, concretamente, médico o enfermero/a implica preocuparse por el/la paciente, pero ¿qué sucede? ¿Te preocupas porque eres médico o enfermero/a?, o ¿eres médico o enfermero/a porque te preocupas? Si no nos concienciamos nosotros/as mismos/as de que se ha de cambiar de actitud para poder mejorar, no se mejorará. El paciente es vulnerable en un hospital, en una consulta, en un ambulatorio… ya sea por falta de conocimiento o por no saber que le sucede exactamente y es el personal sanitario médico-enfermero que principalmente debe de llevar esa función, y aunque se incida más en el/la enfermero/a porque lleve los cuidados, el/la médico no tiene que tratar al paciente de forma impersonal y su función solo sea diagnosticar y punto. No hay mayor error que ese. Dicha profesión tiene que tener un espíritu altruista y trabajar todos con todos para el beneficio del paciente y no solo para su enfermedad sino, principalmente, para su bienestar.

Irene Martínez Usero
Estudiante de enfermería, Universidad de Alicante